Trabajadoras domésticas piden tratamiento de veto presidencial

rganizaciones ratifican que edad mínima para trabajar en el sector sea de 18 años para evitar exposición de menores de edad a situaciones de abuso.

trabajo domestico 2zpl2mdk2k4x6lbwu90p3e 300x182 Trabajadoras domésticas piden tratamiento de veto presidencial

 

 

 

 

 

Las trabajadoras domésticas piden a la Cámara de Diputados el tratamiento urgente del veto parcial del Poder Ejecutivo a un artículo del proyecto de Ley Nº 5407/2015 “Del Trabajo Doméstico”, que fijaba en 16 años la edad mínima para desempeñarse en el sector.

Con motivo del Día del Niño y la Niña, las trabajadoras emitieron un pronunciamiento dirigido a los legisladores y que subraya su responsabilidad en la protección de los derechos del niño y la niña frente a lo que consideran una forma de esclavitud moderna: el criadazgo. Señalan además que otros riesgos que implican el trabajo doméstico en niños y niñas es la vulnerabilidad ante la violencia sexual.

Las tres nucleaciones que aglutinan a las trabajadoras –la Asociación de Empleadas Domésticas del Paraguay (Adesp), Sindicato de Trabajadoras Domésticas del Paraguay (Sintradop) y el Sindicato de Trabajadoras Domésticas y Afines de Itapúa (Sintradi)– se ratifican en que la edad mínima para trabajar en el empleo doméstico debe ser de 18 años en consonancia con los convenios internacionales suscritos por el Paraguay, teniendo en cuenta los peligros que entraña para niñas y adolescentes.

Sin embargo, lamentan que el Parlamento no consideró la posición de las organizaciones y ante el veto presidencial significó una nueva postergación a la promulgación de esta ley, que implica algunas mejoras el nuestro sector, pero que desconoció una de las principales reivindicaciones, que es el acceso al 100% del salario mínimo legal vigente. Las leyes laborales permiten que las trabajadoras domésticas reciban solo el 40% del salario mínimo y el actual proyecto de ley elevó el piso al 60%. El justificativo esgrimido ante esta discriminación legal es que las personas que trabajan en este servicio reciben techo y comida de sus empleadores.

El proyecto, cuyo tratamiento fue largamente postergado por el Congreso, estipula también la jornada laboral de 8 horas, vacaciones, seguro social y el acceso a la jubilación.

fuente: e´a


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *