Cálculo privado arroja que precios subieron el triple de lo que mide el BCP

El estudio de la consultora CCR comparó los precios de productos de consumo masivo entre junio del 2014 y el mismo mes de este año, dando un resultado de hasta 6% de incrementos. En el mismo período, el BCP midió una inflación de 2,5%. Si bien son metodologías distintas, las cifras privadas son más acordes a la economía real, según consumidores y propios locales comerciales.
82905921438691764 300x272 Cálculo privado arroja que precios subieron el triple de lo que mide el BCP
 

Mientras en el merca­do interno las personas consumen menos, una tendencia casi constan­te desde los últimos tres años, el aumento de pre­cios en los anaqueles y góndolas de supermerca­dos y centros de distribu­ción es mes tras mes más acentuado, producto en gran medida de una acen­tuación de los ingresos de bienes de contrabando, impulsado a su vez por una fuerte devaluación de las monedas argentina y brasileña, muy superior a los porcentajes de depre­ciación del guaraní frente al dólar.

De acuerdo con un estu­dio realizado por la Con­sultora CCR, el mercado interno sufre una retrac­ción del consumo masivo en hasta un 2% en el pri­mer semestre comparado con el primer semestre del año pasado.

Sin embargo, los precios han aumentado entre el 5 y el 6% en el mismo perío­do, según indica Mauricio Larrosa, gerente general de la consultora, inflación que supera las mediciones de sólo 2,5% del Banco Central.

“Si bien la mayoría de las categorías caen, las bebi­das con alcohol (cerveza) mejoran en este 2015 y los lácteos se encuentran con mejor promedio en el últi­mo año”.

Estudios anteriores y consultas con analistas del sector han demostra­do que los lácteos forman parte de una excepción dentro de la percepción del consumidor local, que considera a la leche na­cional y al yogur ofertado como derivado de la mis­ma, como productos de calidad muy superior a la encontrada en el merca­do argentino o brasileño, por lo cual la variación del precios a la baja en este producto del otro lado de las fronteras no supone un justificativo para el contrabandista de a pie.

La canasta preparada por CCR incluye productos como bebidas con y sin alcohol, cigarrillos, golo­sinas, productos empa­quetados y no perecede­ros, productos de cuidado para el hogar, de cuidado personal, lácteos y refri­gerados.

Según el estudio, fue en el mes de enero donde se registró la mayor caída en el consumo, llegando a bajar hasta 7% en relación a enero del año pasado, mientras que en mayo se registró el menor impacto con una variación negati­va del 1%, desde donde los indicadores de consumo vuelven a caer hasta el mencionado -2% en junio.

Tanto los indicadores de la canasta total, como los subproductos como bebidas sin alcohol, ciga­rrillos, cuidado personal y empaquetados no perece­deros, no han registrado siquiera un mes de suba en consumo en relación al año pasado, en tanto que los productos de cuidado personal y golosinas han registrado entre uno y tres meses donde aumentó el consumo, según CCR.

Ya los indicadores de be­bidas con alcohol no dejan de llamar la atención, pues han sido positivos durante todo el año, destacándose el aumento del consumo de cervezas en hasta 2% más que el año pasado, siendo la principal res­ponsable de la subida de este subgrupo dado que los vinos y las cañas se consumen menos.

DIVERGENCIA CON BCP

El antes mencionado aumento generalizado de precios de los componen­tes de la canasta familiar contrastan fuertemente con los cuestionados índi­ces de inflación del Banco Central, según el cual se acumuló sólo 1,4% en el primer semestre del año, muy lejos de la meta de 4,5% fijada. El ente emi­sor y regulador monetario también dice que la infla­ción interanual no supera el 2,5%.

Sin embargo, la depre­ciación de la moneda local frente al dólar en casi 12% desde el inicio del año ya se ha hecho sentir en los precios de comercios y es­taciones de servicio.

Recordemos que hasta el 63% de los componentes de la canasta familiar está compuesto por productos importados y que los im­portadores necesitan más guaraníes por cada dólar para cubrir los costes, lo cual es traspasado al con­sumidor final.

El Central, por su parte, elabora su informe final en base a la relación de los porcentajes de suba de precios de los bienes cal­culados y aquellos que han disminuido, lo cual arroja un resultado matemáti­camente correcto, pero disociado de la realidad del mercado, pues el con­sumidor que acude al co­mercio seguirá surtiéndo­se de aquellos bienes que han subido de precio en la misma medida en que lo han venido haciendo, con lo que el bolsillo asesta el golpe.

FUENTE: DIARIO 5 DIAS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *