COMITÉ DE MUJERES TRABAJADORAS

CONFEDERACION SINDICAL DE TRABAJADORES/AS DE LAS AMERICAS
COMITÉ DE MUJERES TRABAJADORAS DE LAS AMERICAS
CONFEDERACION SINDICAL INTERNACIONAL

25 de Noviembre
Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres

 La Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas – CSA que representa a más de cincuenta millones de trabajadores y trabajadoras de todo el continente y su Comité de Mujeres Trabajadoras de las Américas – CMTA, hacen un llamado a la acción para la denuncia y eliminación de las persistentes manifestaciones de violencia que enfrentan las mujeres. Por esta razón, se invita a todas sus afiliadas a unirse a la campaña regional ¡Basta Ya! No más violencia contra las mujeres.

muj COMITÉ DE MUJERES TRABAJADORAS
El objetivo de esta nueva iniciativa es apoyar e incidir a nivel nacional, regional y continental para que se respeten los derechos de las trabajadoras y exigir que haya un alto a la violencia contra las mujeres tanto en el ámbito laboral como social.

Miles de mujeres trabajadoras de nuestra región sufren violencia, agresiones, amenazas y daños de todo tipo, debido a la agresiva y constante discriminación que existe en nuestra sociedad. La violencia contra las mujeres está profundamente arraigada en la sociedad y es fundamental un cambio contundente en la manera en que las personas nos relacionamos.

Aunque la inseguridad ciudadana es un problema que afecta a toda la población, la violencia contra las mujeres no se contempla de la misma forma. Las mujeres viven violencia, despojo, trata y otros problemas de inseguridad de una manera distinta a los hombres, mayoritariamente en el ámbito doméstico, por la construcción de los roles sociales de género. No tienen un acceso expedito y efectivo a recursos, garantías y protección judicial. Una vez denunciados los hechos, surge un trato discriminatorio de las autoridades judiciales y los casos denunciados terminan en su mayoría sin sanciones, quedando así en la impunidad.

La continua inseguridad se manifiesta en su forma más extrema en los femicidios. Mundialmente mueren 65 mil mujeres al año, victimas de todo tipo de violencia. El número también ha ascendido en nuestra región. En Guatemala, más de 5 mil mujeres han sido asesinadas en la última década. Este cuadro ha encontrado su asidero en una cultura que lo justifica y en un sistema que crea impunidad para los feminicidas, invisibilizando que las mujeres son víctimas.

Por lo tanto, se tiene especial preocupación por la violencia que sufren las mujeres, ya sea en la esfera privada, pública o laboral. La violencia persiste debido a la falta o a la inadecuada aplicación de la ley; pese a que los Estados tienen la obligación de actuar con decisión y compromiso para lograr eliminar todo tipo de violencia que se ejerce sobre este género. En muchas sociedades el gobierno responde a la violencia contra mujeres y niñas con el silencio, la apatía o la falta total de interés.

Para la CSA, la respuesta de los gobiernos a las violaciones y otras formas de violencia sexual sigue siendo insuficiente. Las mujeres que sufren este tipo de abusos y agresiones tienen derecho al respeto y cumplimiento de las leyes que las protejan; aplicándolas y respaldándolas, respondiendo con ello a las circunstancias específicas en la sociedad.

En este contexto y de acuerdo a la Convención Belem do Pará: se dice que “toda mujer podrá ejercer libre y plenamente sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales y contará con la total protección de esos derechos consagrados en los instrumentos regionales e internacionales sobre derechos humanos…”

La CSA considera que para erradicar la violencia es necesario que este tema se convierta en un objetivo central de las agendas públicas: en primer lugar, como problema de derechos humanos y segundo como obstáculo para el desarrollo. Es necesario avanzar hacia políticas públicas que subrayen el deber de diligencia que tiene el Estado para proteger a las mujeres contra este flagelo.

Por lo tanto, la CSA demanda a sus organizaciones presionar y convencer a sus gobiernos de que, según lo dispuesto en diversas leyes internacionales sobre derechos humanos, les incumbe la responsabilidad de prevenir, investigar y castigar los actos de cualquier forma de violencia contra la mujer, ya sea en el hogar, en el lugar de trabajo, en la comunidad o en la sociedad.

Ante todo esto, la Confederación Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de las Américas –CSA y su Comité de Mujeres Trabajadoras de las Américas – CMTA, hacen un llamado a la acción, para erradicar los diversos tipos de violencia que enfrentan las mujeres trabajadoras en nuestro continente.

¡BASTA YA! No más violencia contra las mujeres!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *